top of page

ATERRIZAJE FORZOSO

Updated: Oct 25, 2022






Llegué en ese avión que hacía escala en Frankfurt, con dos ron cola y un vino en el cuerpo para digerir la situación. Mi sobrino de 3 añitos, mis padres, mi hermano, mi cuñada…. todos se habían quedado en la estación del ave de Zaragoza agitando las manos, diciendo adiós a un tren en el que no veían en qué vagón estaba yo, pero sabían que ahí estaba, yéndome. Esa imagen la tenía congelada en la memoria, y no me la podía sacar de la cabeza ni a tiros.


A las 8 de la tarde aterrizamos en Austin. En el aeropuerto nos esperaban unos veteranos del programa para llevarnos a la residencia estudiantil donde íbamos a pasar los primeros días. Me acuerdo montarme en aquel SUV, y empezar a ver autovía, y autovía, y autovía, y carretera… Ya 40 minutos después, le pregunté a la compañera …. oye “¿cuánto queda para llegar al centro?” flipando me quedé cuando me contestó… “aquí estamos! esto es!” (What the fu…k? pensé yo.. bueno en aquellos entonces, creo que más bien sería “¿qué me estás contando?!”) Chico, es que no se ni como describir lo que entonces vieron mis ojos, pero desde luego, nada parecido a lo que yo hubiera podido pensar que era el centro de una ciudad.


Había estado en EEUU antes, trabajé un verano en un restaurante libanés en Minnesota, había venido de viaje a visitar Nueva York, South Dakota, pero no sé, esto era…. otra cosa. Un conjunto de edificios bajos, que no sabía si eran un bar, un restaurante, una tienda, una casa o un edificio de oficinas, no sé, me daba la sensación de que seguía estando a las afueras en lugar de en el centro neurálgico de la ciudad. Ahora todo ha cambiado y los rascacielos han surgido como setas… pero en aquel entonces era mucho más simple. Bueno, lo que sea “¡Ya estamos aquí!”



Mi primer afrentón, aquella noche; fui a una tienda de abajo de la residencia, un 24/7, a ver si encontraba una cervecita para dormir mejor. Mi pensamiento “Me la bebo aquí en la calle de la resi, me fumo un cigarrito para terminar el día… y genial! a dormir como un lirón!”

NO SE PUEDE BEBER EN LA CALLE. Así, claro seco y sin llover, no puedes beber alcohol en la calle, si acaso puedes poner una bolsa de papel que tape la bebida, y si aún con todo para la policía y te pilla, puede multarte. Menos mal que el tipo de la tienda (que debió de verme lo perdida que iba), me avisó, y me dio la susodicha bolsita de papel para tapar la lata y así poder bebérmela.


Pues nada, aquí estaba yo, en Estados Unidos, con mi bolsita de papel y mi cigarrito…. y el calor, qué calor! … y las cucarachas… “all over the place”! Incluso, dentro de la residencia.


Sí. En mi proceso de selección para el programa, elegí Texas, ¿por qué?


Porque estaba harta de los inviernos de niebla y cierzo de mi ciudad, porque quería calooooorrrr…. y vaya si lo conseguí! Porque quería visitar Sudamérica y porque la cultura iba a ser más “laid back”(relajada). Deseché otros estados como California o Florida porque iban a resultar muy caros para vivir, o Arizona y New Mexico porque no me atraían. Texas…era como viajar a una película de Western, de esas de las 3 de la tarde después del telediario.


Pero Austin? ¿Qué es eso? no tenía ni idea de que era o dónde estaba


Una vez seleccionada para el programa, me adjudicaron esta ciudad, ahora se ha hecho más famosa, pero hace 7 años, en España poca gente sabía que existía. Yo me imaginaba en Houston, ciudad de los hospitales, o en Dallas, de la serie de TV, o como mucho en San Antonio, donde jugaba Pau Gasol en el equipo de "los Spurs"(traducción literal "Las Espuelas"). Pero no, me tocó Austin, yo no sabía... “¿qué era Austin???” No sabía, obviamente, lo afortunada que había sido.


Austin es la ciudad más liberal de Texas, con una gran cultura musical, siempre hay bandas tocando en directo allá donde quiera que vayas, de todos los estilos, colores y sabores que puedas imaginar. Muchísima gente joven, es un lugar multicultural, mucha fiesta, diversión y opciones de ocio para todos los gustos. Mucho emprendedor, cuna de la tecnología, ahora con una gran cantidad de gente mudándose de estados como California o Florida para desarrollarse en este campo. Y muy natural, verde, con un río que la cruza donde vamos a hacer kayak y paddle surf siempre que podemos. Increíble, de verdad. Hoy por hoy, me siento muy orgullosa de ser “Austinite” por un periodo de mi vida.


Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page