top of page

ASPECTOS DEL SISTEMA QUE EXPORTARÍA A ESPAÑA

Updated: Jun 15, 2023

Las mayoría de las cosas en la vida no son “blanco o negro”, solemos movernos en una escala de grises. Hoy voy a hablar en gris perla 😉, voy a concentrarme en nombrar los aspectos laborales que me gustan de aquí; aspectos que quizá con un ligero giro de tuerca exportaría a España.


A algunos de ellos les he dedicado, o muy próximamente dedicaré, entradas de blog específicas, porque creo que merecen una explicación o análisis más profundo, como por ejemplo el sistema de evaluación continua del profesorado.


Pero hoy a entrar en arena con otros aspectos de funcionamiento.


Una de las cosas que inicialmente más me sorprendió cuando llegué, fue que nada más comenzar a trabajar en el distrito me prestaron un portátil, a elección, si quería un Macbook Air o un Lenovo con pantalla táctil. Dicho portátil se queda conmigo hasta que termine mi contrato, incluidos veranos, vacaciones…etc. Es mi ordenador personal. Claro, también descubrí que aquí es muy necesario, y que en nuestro día a día lo utilizamos una media de 7 horas por jornada.


Todo lo que puedas imaginar relativo a la escuela y al distrito está centralizado en un sistema cloud. Cada empleado tenemos un número y una contraseña, y…. ¡“et voilà”!, una vez que accedes a la cloud, se abre el mundo de posibilidades; una multitud de aplicaciones que atienden las necesidades del profesorado, alumnado, personal laboral y administración, así como facilitan la comunicación entre ellos.

La cloud se utiliza también para introducir y proporcionar todo tipo de información escolar, por ejemplo es donde se reporta diariamente las ausencias del alumnado y las tuyas propias como profesor y su planificación. Se usa también para documentar todo tipo de acciones de los estudiantes, reuniones e historial-expediente de los alumnos (recoge incluso experiencias previas en otras escuelas si pertenecían al mismo distrito), información relativa a las familias, salud, dificultades de aprendizaje, diagnósticos, adaptaciones….

Por supuesto, también existen aplicaciones para introducir las notas online(cada 9 semanas), y sistemas de evaluación. Otras son de acceso al currículum escolar y a planificaciones didácticas cada semana, planificaciones que proporciona el distrito con sus recursos correspondientes (llegar e imprimir, aquí no se utilizan libros de texto). Y además, infinidad de aplicaciones educativas para utilizar con los alumnos, pudiendo monitorear su progreso de aprendizaje (a este respecto dedicaré un comentario más profundo en el post dedicado a “metodologías”).


Lo que me asombró positivamente es el poco tiempo que me llevó a acostumbrarme y lo relativamente fácil con que me familiaricé con el sistema. Si en un principio me hubieran dicho, enseñado y avisado de que iba a tener que aprender a manejar esta cloud, creo que me hubiera asustado o me hubiera pensado incapaz, pero no, no fue para nada así. La práctica diaria de su manejo hizo que casi ni me diera cuenta de todo lo que estaba aprendiendo.


Al hilo de la cloud, porque también se obtiene en una de sus aplicaciones en su modalidad a distancia, hablaré de “la formación del profesorado”.


Tengo que admitir que ha habido un ligero cambio a este respecto en el escenario pre/post pandemia. En el año 2016, cuando llegué aquí, me maravillaba ir a las formaciones docentes. Éstas tenían lugar siempre en horario lectivo. Se pedía permiso al director para poder acudir, normalmente concedido, y aquel día un sustituto cubría tu ausencia mientras tú ibas a un “entrenamiento” como dicen aquí. Me gustaban porque solían ser provechosos, siempre descubrías algo nuevo. Además eran dinámicas, muy participativas, te enseñaban juegos para niños jugando, nuevas metodologías practicándolas, tenías que ponerte “manos a la obra” para experimentar la formación, vamos, que no llegabas a la formación para sentarte en última fila y dormirte las 8 horas. Se aprendía y además te divertías.

Ahora todo ha cambiado. Con la pandemia las formaciones se han limitado a su versión online claro, no se consigue lo mismo. Asimismo, el déficit de personal que sufre ahora la profesión del profesorado aquí, hace que cada día haya menos sustitutos disponibles, y por tanto los días de formación, han desaparecido. Pero me quedo con la fórmula, era ideal.


Cambiando de tercio, otra cosa que me encanta de este sistema y que exportaría a mi tierra, son los días “sick” y personales que nos conceden al año. Hacen que me planifique mucho mejor mis momentos de trabajo y descanso, y que me sienta un poquito más dueña y con control de mis necesidades, no que tenga que morir al palo de tener las vacaciones unos días estipulados.

Cuando comienza el curso escolar tenemos un banco 5 días personales, y 4 días “sick” para disfrutarlos cuando lo necesitemos, respetando unas cuantas reglas básicas: avisar con tiempo, dejar planificada la sustitución al dedillo si se sabe que vas a faltar, y no pedir días personales pegados a otras vacaciones del calendario. Lo mejor es el sistema de sustituciones. Hay profesores, o personal certificado que se dedica a sustituir exclusivamente. Cuando tienes una ausencia en vista, ingresas en el sistema la falta y un profesor sustituto que la vea y esté interesado en hacerla, se presentará allí el día estipulado, aunque no conozca ni tu escuela ni a tus alumnos y hará lo que tú hayas dejado planificado. ¡Así! fácil, rápido y efectivo. Sin molestar a nadie más y por supuesto, sin cargar a los compañeros. Claro, como decían en mi pueblo “con dinero chifletes”, esto es lo que se deriva de vivir en un país con mayor poder adquisitivo. Ese día nos están pagando a dos personas, a mí y a mi sustituta, el 100%.



Algo que también nombré en mi post “Interesting facts about school”, es la decoración de aula. Requiere un gran esfuerzo y dedicación por parte del profesor, sobre todo a principio y a final de año, pero crea un ambiente de aprendizaje y promueve la motivación del alumnado. A veces lo pienso y llego a la conclusión de que seguramente no podría exportar este aspecto tal y como se hace aquí. Primero porque los recursos disponibles no serían los mismos. Y segundo, porque la falta “costumbre” que tenemos en España ante tanta variedad de estímulos en el aula, haría que dudásemos de si los estudiantes iban a distraerse más que concentrar en su estudio. Al final todo tiene un matiz cultural implícito en cada actividad que hacemos. Pero sí, al menos, exportaría el concepto de “forrar” las paredes con “anchor charts” o pósters de referencia. Me parecen una gran idea, muy útil.


Ejemplo de una de las paredes de mi clase el año pasado.

La puerta de la clase decorada por Halloween

Anchor chart de Lectura.




La forma de trabajar en centros de interés y los “anchor chart” son mis favoritos. Por ello, los comento más detalladamente en otra entrada de este blog dedicada a la metodología.






En este post he intentado no sólo alabar los aciertos que pienso que tiene este sistema sino también dar a conocer un poco más el mismo para quien tenga curiosidad. Por supuesto, que también hay otras particularidades de la práctica educativa americana que no sólo no exportaría sino que si pudiera las enterraría bajo tierra para siempre, ¡otro día hablaré de ellos!


Comments


bottom of page